sábado, 19 de noviembre de 2011

El cartero no siempre llama dos veces


Hoy se celebra la jornada de reflexión electoral, así que voy a reflexionar sobre un asunto electoral: el voto por correo.


Pongamos que dos personas residentes en una Comunidad Autónoma deben votar en otra porque el censo válido para estas elecciones es el de fecha 31 de mayo de 2011. Pongamos que, una vez abierto el plazo, estas dos personas acuden a la oficina de Correos más cercana para solicitar el voto por correo. Unos días después, el 8 de noviembre para ser exactos, un repartidor de Correos llama a la puerta.

-Traigo sus papeletas para votar. Firme aquí.

-Gracias. ¿Puede dejarme también las de mi madre?

-No. Tengo que entregarlas personalmente.

-Vale, entonces pase esta tarde o mañana por la mañana, que seguro estará en casa.

-Un compañero pasará esta tarde y, si no la encuentra, dejará un aviso para que pase ella a recogerlo por la oficina.

Esta parte es importante: dijo que, si no te encuentran en casa, te dejan un aviso para que sepas cuándo y dónde recogerlo. Pero el cartero no apareció y tampoco dejaron ningún aviso. Así que, una semana después, el 15 de noviembre, nos acercamos a la oficina de Correos para recoger las papeletas.

-Aquí no están, tiene que esperar a que le llegue el aviso.

-¿Cómo que no están? Las trajeron hace una semana y todavía no han dejado ningún aviso.

-No puede ser.

-Claro que puede ser. Es más: es. Yo vi el sobre. El repartidor dijo que no me las podía dejar a mí.

-Bueno, pueden llamar a este número, que es del censo electoral. Que les den el código y, con eso, yo ya puedo ver qué ha pasado.

Salimos a la calle. Llamamos. Apuntamos el código. Volvemos a entrar. La funcionaria se sorprende (supongo que había pensado que se había librado de nosotras). Introduce el código en el ordenador y localiza el sobre:

-Está devuelto. Se devolvió el día 10. Por desconocido. Puede que aún esté en la Central, pueden llamar y preguntar.

-No, quién tiene que llamar es usted.

Llamó, nos confirmó que el sobre estaba en la Central y nos dijo que podíamos ir a recogerlo. Nos negamos y nos dijo que podía pedirles que lo mandaran de nuevo a la oficina.

-Creo que adónde deberían mandarlo es a casa, pero bueno, a la oficina ya está bien. Pero denos el número de teléfono para que lo confirmemos antes.

Al día siguiente, llamamos por teléfono a la oficina de Correos. Llamamos tres veces. Y las tres veces saltó el fax. Por la tarde, mi madre acudió personalmente y le dieron un sobre encima del cual habían escrito con boli: “Ni en el 22 ni en el 24 me han dicho que no vive”. En primer lugar, la frase expresa justo lo contrario de lo que quien la escribió quería expresar. En segundo lugar, en este edificio el portal 22 y el portal 24 son el mismo, lo que confirma la teoría de que el compañero del primer repartidor nunca vino.

-Al final ha podido votar.- Le dijo el chico de la oficina de Correos.

-No lo sé.- Respondió mi madre.- Ahora tiene que llegar.


 **************************************

Roban al cartero una saca con 18 solicitudes de voto por correo - eldiariomontanes.es

PP de Madrid denuncia que miles de españoles residentes en el exterior no han recibido el voto previamente solicitado - lavanguardia.com

UPyD atribuye los problemas con el voto por correo a que la administración electoral es "un desastre" - diariosigloxxi.com

Correos culpa a la Junta Electoral del retraso en la entrega de papeletas - levante-emv.com

Los problemas con el voto por correo dejan a muchos españoles sin votar desde el extranjero - noticias.lainformacion.com

Y un largo etcétera




No hay comentarios: