sábado, 28 de abril de 2012

Plataforma por la Libertad Educativa - Presentación



Pero fue llegando gente que tenía otro tipo de problemas relacionados con la libertad educativa, así que decidimos ampliar nuestros objetivos y, por tanto, nuestro ámbito de actuación. Muchos padres de niños con necesidades educativas especiales acudían a nosotros en busca de apoyo, para hacer frente a la dejadez de algunos centros escolares para con sus hijos. En cualquier circunstancia, hay que adaptar los medios aplicables a las necesidades concretas. La igualdad no consiste a tratar a todo el mundo igual. Tratar del mismo modo a los que son diferentes, a los que tienen necesidades distintas, es discriminación.

Cuando un niño tiene alguna dificultad de aprendizaje, la obligación del centro escolar es proporcionarle los medios que hagan falta para paliar esa dificultad.  ¿En qué país se tolera que los niños con dificultades de aprendizaje sean dejados atrás? Entre otros, en España. ¿En qué país se da la vergonzosa situación de tener a centenares de niños con altas capacidades engrosando las listas de fracaso escolar? Entre otros, en España. ¿En qué país se admite que un centro escolar no acepte una baja médica certificada por un profesional colegiado recomendado la escolarización parcial o la escolarización en casa de forma temporal? De nuevo, entre otros, en España. El mismo país que criminaliza una práctica milenaria y natural, tan antigua como la misma Humanidad, que es educar a los propios hijos en el seno de la familia. No importa que haya evidencias más que suficientes para defender esta opción educativa.

Dice el refrán que quien calla, otorga. Yo pienso que quien calla, en realidad, no dice nada. Y no decir nada, en ocasiones, es mucho peor que otorgar. Así que, finalmente, los que no nos queremos callar nos hemos organizado. Los que queremos educar en casa; los que quieren hacer flexi-schooling (escolarización parcial); los que quieren escolarizar a distancia; los que quieren escolarizar pero sin deberes, sin que el libro de texto y la clase magistral sean el único recurso admitido, sin castigos, con otras formas de evaluación más allá de los exámenes estandarizados, sin materias limitadas por el horario, con enseñanza fractal; los que no quieren imposiciones curriculares; los que no admiten que el Estado pretenda dar una enseñanza moral a sus hijos; los que han visto cómo sus hijos sufrían acoso escolar por parte de otros alumnos o de los propios profesores. Y un, por desgracia, largo etcétera. Mientras los políticos discuten por los recursos económicos, por añadir o quitar dos horas lectivas y por la ratio alumno/profesor por aula, nuestros hijos pagan las consecuencias de su ceguera auto-inducida. No creo que sean unos ignorantes que no son capaces de detectar la raíz del problema. Creo que son unos malvados a los que no les interesa aplicar soluciones. Porque ellos mismos son la raíz del problema. Ellos, y todos los padres que han callado durante tanto tiempo y que seguirán callando porque sus ocupadísimas vidas de adultos les han creado la necesidad de disponer de un parking infantil a tiempo completo, aún a costa del bienestar de sus propios hijos.