viernes, 6 de julio de 2012

Economía para Rubias



 “La Economía es una de las ciencias más útiles, y sin embargo más desconocidas, nos ayuda a entender la acción humana y las relaciones entre las personas en una sociedad compleja. Economía para Rubias explica los conceptos más básicos de forma sencilla e irreverente, al alcance de todos. ¡Ya no hay excusa para no estudiar economía!”


Así se presenta este libro, de lectura ligera pero sustancial, que nos introduce en los conceptos básicos de la economía de la mano de Meri, la protagonista rubia que debe tomar decisiones económicas diariamente. A través de su vida personal (cuando debe elegir, por ejemplo, entre un secador de pelo y un rizador) y también de su vida profesional (porque Meri es emprendedora y acaba montando un negocio) vamos descubriendo cómo la economía forma parte de nuestras vidas, de lo cotidiano, y que no es sólo una sección incomprensible de los medios de comunicación, destinada a ser comprendida únicamente por unas cuantas mentes privilegiadas.

Del modo más sencillo que quepa imaginar y en tan sólo medio centenar de páginas ilustradas a todo color, “Economía para rubias” nos enseña conceptos tan básicos como valor subjetivo, utilidad marginal, coste de oportunidad, ahorro, capital, propiedad, intercambio, dinero, precio, competencia, pérdidas y ganancias.

Reconozco que, cuando Félix contactó conmigo para pedirme que le echara un vistazo al libro, encontré que el título era desafortunado e, incluso, algo ofensivo. No me pareció una buena idea utilizar el tópico de la rubia tonta para enseñar economía. Pero él insistió y yo leí el libro, que me arrancó más de una sonrisa y alguna que otra carcajada. Deseo que este libro caiga en manos de algún profesor de secundaria y lo introduzca en sus clases.

Recuerdo que, cuando estudiaba Derecho en Barcelona, las asignaturas de Economía Política, Hacienda Pública y Derecho Financiero y Tributario se le resistían a una gran cantidad de alumnos (rubias o no), y todo era debido a dos causas que confluían: la falta de una base de conocimientos adecuada y la presentación infinitamente aburrida de la materia. Creo que sigue sucediendo lo mismo. Parece que algunas materias han de presentarse como tochos infumables para darles un aire de importancia. ¿Qué sucedería si empezáramos a darles una educación financiera de calidad a nuestros hijos? ¿Se imaginarían qué sucedería si todos nosotros entendiéramos exactamente de qué hablan los políticos y los analistas cuando hablan de economía? Se acabaría el sistema político tal como lo conocemos ahora; lo que Jeff Tucker califica de “gigantesca conspiración para robar, engañar y subyugar a la población".


Si les da miedo atacar los manuales de economía tradicionales, un consejo: empiecen por “Economía para rubias” o busquen otro libro de lectura ligera, pero no demoren más el aprendizaje de esta materia. Mi recomendación personal es que entren en la web www.lulu.com e inviertan 2,99.-€ en su propia educación financiera.


1 comentario:

catalina faner marques dijo...

me ha interesado el libreto, lo que no le veo la paridad con las rubias, a lo mejor tendría que ser para los hombres.