jueves, 27 de noviembre de 2014

Mentes brillantes [Crónica y vídeo]






Sigo la cuenta del El Ser Creativo en Twitter desde hace algún tiempo. Un día vi anunciado el V Congreso Mentes Brillantes y pensé  "qué título más presuntuoso". Presuntuoso o no, el marketing hizo su efecto y pinché el enlace para ver la información del congreso. Lo promocionaban así: "Dos días, 21 mentes brillantes, 21 minutos cada una y 4 apasionantes debates". Vi el listado de participantes y me pareció muy interesante hasta que leí que Laura Dekker iba a estar allí contando su experiencia dando la vuelta al mundo a vela en solitario. No lo dudé ni por un instante, tenía que ir a escucharla.

Cuando Laura Dekker anunció su intención de dar la vuelta al mundo sola en su barco de vela sólo tenía 13 o 14 años. Recuerdo que seguí el caso con interés porque el gobierno holandés trató de impedírselo. Un montón de tipos trajeados que probablemente nunca habían pisado un barco en su vida les estaban diciendo a Laura y a sus padres lo que podían o no podían hacer. Sólo porque Laura era menor de edad. Aunque hubiera nacido en un barco y pasado la mayor parte de su vida navegando con su familia. Ellos, por el poder que les confiere el Estado, tenían mayor capacidad para decidir qué, quién y cómo. Tras 8 juicios en diez meses, le obligaron a comprar un barco un poco  más grande y la dejaron partir. Ahora Laura tiene 19 años y sigue viviendo en su barco. Navegando. Sola. Y a mi me interesaba mucho oír lo que tuviera que decir.

Así que allá nos fuimos, Jon y yo, el 13 de noviembre al Teatro Circo Price de Madrid, un poco a ciegas porque a muchos de los ponentes no los conocíamos en absoluto. Tampoco los investigamos antes de ir porque el factor sorpresa es esencial en algunos momentos de la vida.

El periodista Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión de España, fue el encargado de presentar el evento. Por su voz, por su saber estar, por su capacidad para encontrar el equilibro entre seguir el guión e improvisar, por sus tablas, en definitiva, le dio al evento un toque profesional que le da mil vueltas a la mayoría de los periodistas de este país.

Podría parecer que 21 minutos son escasos para presentar un tema, contar una historia y dar consejos basados en la propia experiencia, pero lo cierto es que el tiempo estuvo muy bien calculado. Lo suficiente para conocer al personaje y entender qué quería contarnos, pero no tanto como para permitirle irse por los cerros de Úbeda ni para que el público perdiera el hilo y desconectara. Después de cada panel de tres o cuatro "mentes brillantes", se reunían todos en el escenario para realizar un pequeño debate y responde a algunas de las preguntas del público. Había casi dos mil asistentes así que no se dio opción de participar en directo, sino que se repartieron tarjetas para que pudiéramos presentar nuestras preguntas o comentarios, que eran filtrados -no sé si por la organización o si por el propio presentador- y trasladados a los ponentes. Tres de mis preguntas fueron leídas y respondidas.

Después de las presentaciones de rigor -incluido un discurso pseudo-feminista de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella- empezaron las exposiciones de 21 minutos. Éstas son algunas de ellas:

Gulalai Ismail, una mujer pakistaní que confiesa que, cuando era pequeña, imaginaba que "crecer" era convertirse en alguien parecido a su padre, no a su madre. Cuando su prima fue obligada a contraer matrimonio con un hombre al que apenas conocía, Gulalai decidió hacer algo para cambiar las cosas en su país, donde el 70% de las mujeres son obligadas a casarse antes de los 16 años; donde el 90% son víctimas de abusos; y donde las mujeres son asesinadas en nombre del honor. Por eso fundó la asociación "Aware Girls" y desde esa plataforma se dedica a dar a las mujeres herramientas de liderazgo para que puedan cambiar el sistema. Después de escucharla, una se siente un poco ridícula por lo que el concepto de "luchar por la libertad" significa en diferentes partes del mundo.


Richard Gerver, el amigo y colaborador del conocidísimo Sir Ken Robinson, hizo gala de un humor envidiable en una charla plagada de anécdotas y ejemplos reales. Me gustó su idea de que el sistema escolar no puede ni debe ser reparado, sino que debe ser reemplazado (¡cómo no me iba a gustar!). Habló de acercar la educación a la vida real y de cómo los "expertos" sólo sirven para afirmar que el sistema falla. Tuve ocasión de charlar con él y de recomendarle algunas lecturas que desconocía. Le dije que presido una asociación y que luchamos por el reconocimiento del homeschooling en España. La cara de pena que puso no os la pueda describir. Era como si me estuviera dando el pésame. Y no es para menos.




Ramón Cacabelos es un investigador de la mente humana y, en especial, del Alzheimer. Al principio parecía que su charla no encajaba dentro de la temática del congreso porque hablaba del concepto de salud pero, de repente, se puso interesante y comenzó a explicar qué es y qué puede lograr la medicina genómina, que permite individualizar el tratamiento partiendo del análisis del genoma de cada persona. Supondría además un importante ahorro económico, pues el análisis sólo es necesario realizarlo una vez en la vida. Como en muchos otros ámbitos del conocimiento humano, no es tan importante tener una gran cantidad de información, sino tener la información adecuada y eficazmente organizada.


Daniel Stix es deportista pero es más conocido por haber protagonizado el anuncio de Cola Cao. Desde su silla de ruedas hizo una resumen de los principios en los que basa toda su vida. "La vida tiene una forma muy graciosa de  pegarnos constantemente en sitios donde duele muchísimo". Pese a su juventud, Daniel ya tiene experiencias suficientes como para permitirse dar consejos sobre la vida:
  • Asume que la vida es difícil
  • Busca tu pasión
  • Sé creativo
  • Sé flexible
  • Supera los miedos
  • Juega con lo que se te ha dado


Laura Dekker ahora tiene 19 años. A los 16 se convirtió en la persona más joven en dar la vuelta al mundo a vela en solitario, algo que decidió cuando sólo tenía 11 años de edad. Su historia es un claro ejemplo de cómo las sociedades actuales infantilizan a la población y pretenden someterla a una autoridad superior, siempre "por su propio bien". A sus 15 años Laura Dekker está perfectamente capacitada para embarcarse en esta aventura. Yo no lo estaría ni a mis 35 y, sin embargo, dudo que a mi algún Estado pretendiera prohibírmelo. El tema da para escribir un libro completo y no es éste el lugar para este debate, pero no podía dejar de apuntarlo.  De la ponencia de mi tocaya me quedo con su rotunda afirmación de que las tormentas son mucho mejores que la calma. Porque la tormenta te obliga a mantenerte activo, hay movimiento y no puedes perder la atención ni por un segundo.





Alberto Vollmer es presidente de Ron Santa Teresa y venía a hablarnos del Proyecto Alcatraz. Pero ¿qué tiene que ver el ron en todo esto? ¿Y qué clase de proyecto puede llamarse "Alcatraz"? Bien, la historia es fascinante. Su misión es reducir la delincuencia sin recurrir a ningún tipo de violencia. El medio que utilizan es el deporte y, más concretamente, el rugby. Proyecto Alcatraz recluta a jóvenes venezolanos con problemas de conducta y los integra en sus equipos de rugby, donde ya juegan más de 2200 personas. El planteamiento es brillante y, desde luego, un ejemplo a seguir y a implementar en otros lugares del mundo.




Albert Espinosa padeció cáncer en su adolescencia. Tuvieron que amputarle una pierna y extirparle un pulmón y parte del hígado. Todo ello antes de cumplir los 20 años. Mientras estudiaba en la universidad se aficionó al teatro, lo que le llevó a trabajar en televisión y cine (y nunca se llegó a dedicar a la carrera que estudió, ingeniería). Probablemente sus obras más conocidas sean la película Planta 4º y la serie Pulseras Rojas. Con todo este historial a sus espaldas no es de extrañar que Espinosa, a sus 41 años, tenga una filosofía de vida envidiable que muchos no logran ni viviendo 70 años. "La mayor aventura es vivir", asegura. "Si crees en los sueños, ellos se crearán. Creer y crear están a una sola letra de distancia.



Tom Shadyac fue la gran revelación del congreso, al menos para mi. Es director de cine (Ace Ventura y Patch Adams, entre otras muchas) pero un día decidió que el estilo de vida hollywoodiense era una locura. Cuando se dio cuenta de que vivía en una casa con 18 habitaciones y 13 cuartos de baño para él sólo, decidió dar un giro radical a su vida. Vendió todo lo que no necesitaba, compró una casa móvil y se fue a vivir a un lugar pequeño cerca del mar. Desde entonces, todo el dinero que gana y que no necesita para cubrir sus necesidades básicas lo dedica a obras filantrópicas. Colabora, por ejemplo, con una asociación que trabaja para erradicar la esclavitud en el mundo y con el Instituto Gesundheit, un centro médico que atiende a personas sin recursos y cuya historia relató en la película Patch Adams. Me gustó cómo replanteó algunos de los temas tratados, cómo explicó, por ejemplo, que uno no debe tratar de "mejorarse a si mismo" sino simplemente ser uno mismo. O cómo no debemos pretender cambiar al mundo sino sólo actuar en nosotros mismos, pues cada acción que realizamos repercute en nuestro entorno y no podemos saber hasta dónde llegará nuestra influencia.




Anxo Pérez es un joven prodigioso. Habla varios idiomas, toca diferentes instrumentos, canta, sabe hablar y quién sabe cuántas cosas más. Es el creador de 8belts, un sistema que te permite aprender chino en sólo 8 meses. Su visión de la educación tal vez suene revolucionaria pero tiene mucho sentido. Explicó cuáles son los 8 pasos del aprendizaje, en los que basó sus sistema 8 belts. El primero consiste en priorizar: aprender menos pero mejor. Justo lo contrario de lo que hacen las autoridades educativas cada vez que retocan el currículum escolar oficial. Anxo acabó tocando el teclado y cantando a Frank Sinatra. Todo un personaje.




Jeff Widener fue la sorpresa de la tarde. Él es el autor de la famosa fotografía "El rebelde desconocido". Tiene muy claro que él no es protagonista de nada, que sólo le llaman porque se desconoce la identidad del "rebelde" y él es el siguiente en la lista. Insiste en que no es ningún héroe y reconoce que la mayor parte del tiempo tenía mucho miedo, porque el periodismo de guerra no es agradable y es un trabajo en el que te juegas la vida, antes mucho más que ahora. Widener es un hombre sencillo que realmente parece no saber muy bien qué interés puede tener la gente en escucharle. Enseñó varias de sus fotografías y explicó la historia que hay detrás de cada una de ellas. Con algunas sabe que ha logrado hacer del mundo un lugar mejor, haciendo que se sepa qué cosas pasan en otras partes del mundo o recaudando fondos para varias causas, por ejemplo. "Estuve en el lugar equivocado en el momento adecuado" es prácticamente todo lo que tiene que decir sobre la famosa foto de Tian'anmen. Cuando escuchó el ruido de los tanques bajando por la calle, se asomó a la ventana dispuesto a fotografiarlos y lo primero que pensó fue que, maldita sea, ese tipo le había estropeado la foto.



Juan de la Cierva es un entrañable señor de 85 años. Es sobrino del inventor del autogiro y también él ha inventado algunas cosas en su vida. "Todas muy raras", reconoce. A su edad, sigue activo e ideando nuevos inventos. Contó su experiencia viviendo en Cuba, donde conoció a Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, y de donde huyó para no volver jamás. Contó cómo estando en el hipodrómo se le ocurrió la idea de crear el foto finish, un sistema que permite dilucidar exactamente los tiempos de llegara a la meta en las carreras deportivas. Operado del corazón, de la Cierva tuvo la oportunidad de conocer al siguiente ponente: el inventor del aparato que le permite seguir viviendo, el marcapasos.




Jorge Reynolds es un ingeniero electrónico al que un día se le ocurrió la feliz idea de pensar que el corazón no deja de ser un sistema eléctrico. Su ingenio le llevó a crear el marcapasos y, con él, ha salvado a más de 78 millones de personas. Contó cómo cometieron un error con el primero que crearon, pues funcionaba con batería y no se les ocurrió el pequeño inconveniente de que era necesario recargarla. A día de hoy sigue trabajando para mejorar el aparato, para reducir su peso y tamaño a la vez que incrementan su eficacia. Pueden imaginar la ovación después de su intervención. Creo que habría dado igual lo que hubiera dicho en su ponencia. Sólo por haber salvado tantísimas vidas ya merecía todos esos minutos de aplausos. 




Jason Kessler tituló a su ponencia ¿Somos más listos que los dinosaurios? Él trabajaba en la NASA y lo dejó para dedicarse a temas de salud, nutrición y bienestar. Pero en 2008, después de que la crisis se cebara con él, tuvo la inmensa suerte de que la NASA le volviera a llamar. "Y cuando la NASA te llama", dice "tú respondes". Así que ahora se dedica a investigar los asteroides y a buscar aquellos que pudieran colisionar con el planeta Tierra. Nos tranquilizó al asegurarnos que no prevén que llegue ninguno en muchas décadas.



Ahn Myong Chol trajo uno de los testimonios más impactantes del congreso. Fue carcelero en Corea del Norte y un día se fugó junto a dos de los presos. Fue testigo de ejecuciones sumarias, torturas, y violaciones y, aunque asegura que nunca mató a nadie, también reconoce que lo habría hecho si se lo hubieran ordenado. Cuando su padre, un ex alto cargo del régimen, hizo unas declaraciones inoportunas, fue ejecutado y sus hermanas enviadas a campos de concentración. Entonces él se sintió en peligro y escapó a Corea del Sur cruzando China. En Corea del Norte se adoctrina a la población desde su infancia, de modo que nadie critica nunca al régimen y todo el mundo vigila a los demás. Ahora Ahn Myong Chol trabaja desde Corea del Sur para que se conozcan las barbaridades que suceden en su país.



Luis Feduchi es arquitecto y lidera uno de los equipos ganadores del concurso internacional para la recuperación de la región devastada por el tsunami del Este de Japón. La lección que extrae de este proyecto es que toda crisis puede convertirse en una oportunidad si se mira con la perspectiva adecuada.



Thubten Wangchen es un monje budista y es representante del parlamento tibetano en el exilio. Explicó cuál es la situación del Tibet su ponencia destacó no sólo por la sensatez de sus palabras sino también, y sobre todo, por su espontaneidad y su sentido del humor. Dijo que ellos no quieren independizarse ni echar a los chinos del Tibet, sino simplemente poder convivir siendo respetados en su cultura, su religión y sus costumbres. "Los chinos cuentan muchos cuentos chinos sobre el Tibet" aseguró sin perder la sonrisa.



Carlos Fernández es el famoso community manager de la Policía Nacional española. Es ya famoso por sus tuits virales en los que utiliza un lenguaje muy coloquial y por las ingeniosas respuestas que da a quienes interactúan con la cuenta de Twitter de la policía. Las redes sociales han traído un beneficio inesperado, cual es el de permitir realizar campañas de concienciación que antes no se hacían por falta de presupuesto.



Chris Dancy llamó la atención de todos incluso antes de empezar a hablar. ¿Por qué? Porque vino ataviado con unas Google Glass, invento que la mayoría de los presentes sólo habíamos visto por foto en internet. Dancy es conocido como "el hombre más conectado del mundo" y lleva siempre encima varios aparatos que registran toda su actividad. Durante tres años, por ejemplo, recopiló datos sobre sus hábitos y, tras analizarlos, consiguió cambiar esos hábitos y perder los 45 kilos de peso que le sobraban. Las críticas que recibe por "abusar" de la tecnología son infundadas. Él es tal vez la persona más cauta a la hora de utilizar las aplicaciones, pues lo hace con mucho cuidado y siempre con una intención: recoger datos para mejorar. Critica el uso que la mayoría de las personas hacen de la tecnología, publicando selfies en las redes sociales o contando cuánto han caminado o dónde están tomando un café.



Andrés Contreras tenía 12 años cuando creó su primera empresa.  Ahora tiene 19 y sigue dedicándose a las start ups. Critica duramente, y no sin razón, al sistema escolar, del que nada bueno tiene que decir, pues reconoce que su educación no se debe a su paso por la escuela. Denunció la gran cantidad de "mercenarios" que se dedican a la educación. Todos nacemos emprendedores, por eso a la educación y al talento no hay que ponerles barreras.