miércoles, 19 de noviembre de 2014

Preguntas incorrectas


Ejercicio de matemáticas de 3ª de Educación Primaria:

Por su cumpleaños, Bruno quiere invitar a 8 amigos a merendar. Si cada merienda cuesta 12€ ¿cuánto dinero necesita Bruno?

La respuesta correcta, según el libro, es 12x8.

Pero a nosotros se nos ha ocurrido que debería ser 12x9, porque suponemos que Bruno no se quiere quedar sin merienda. 

La cuestión puede parecer anecdótica pero para mi tiene una trascendencia que debería ser tomada en cuenta por todos los "agentes sociales" implicados en la educación. Éste es sólo un pequeño ejemplo de cómo los materiales especialmente diseñados para educar suelen estar completamente alejados de la realidad. Hace un par de años tuvimos un debate sobre este tema a raíz de otro ejercicio de uno de esos cuadernos de verano en el que, a nuestro modo de ver, no había sólo una respuesta correcta.

En la escuela nos hacen hacer cosas muy raras. Pero las hacemos durante tanto tiempo (diez años como mínimo) y temerosos de una autoridad que tiene todas las respuestas correctas, que al final asumimos como normales cosas que no lo son en absoluto. Y todo porque este sistema no permite que los niños aprendan de la vida misma, por lo que tienen que crear materiales, métodos y recursos artificiales que pocas veces se ajustan a la realidad.

Algunos parecen estar despertando ahora. Algunos descubren que lo que sucede en las aulas no es lo que los profesores creen que sucede (ya lo dijo John Holt hace más de 40 años) y creen que han hecho un gran descubrimiento y que está en sus manos cambiar el sistema. Para ello, montan congresos, escriben en sus blogs y organizan debates online sobre lo mal que está la educación y todo lo que habría que cambiar. Pero la mayoría no llegan a actuar nunca, por lo que sus esfuerzos intelectuales por mejorar el sistema resultan completamente estériles. No comprenden que el sistema ya no tiene arreglo y que John Gatto también tenía razón cuando afirmó que "educación y escolarización son términos mutuamente excluyentes".


Sólo en clase de matemáticas
puedes comprar 60 melones
sin que nadie te pregunte qué problema tienes






No hay comentarios: