lunes, 29 de diciembre de 2014

Homeschooling y monomaternalidad [Archivo del boletín]



No suelo hablar sobre este tema y, sin embargo (o tal vez precisamente por eso) el post sobre madres solteras educando en casa es uno de los más leídos de mi blog. El otro día, en un grupo de madres solteras que educan en casa, se trataron dos temas muy interesantes: la organización del hogar y la economía doméstica. Algunas de ellas cobran pensiones de sus ex-maridos, o pensiones de viudedad, o ayudas públicas, pero la mayoría no tiene ningún tipo de ayuda económica y dependen únicamente del dinero que consigan ganar. Por tanto, es muy importante para ellas aprender a gastar menos y ahorrar más.

La verdad es que casi todas las propuestas que se hicieron servirían también para las madres homeschoolers que conviven con sus parejas e incluso para las madres no homeschoolers. Aunque, no nos engañemos, las madres no homeschoolers tienen mucho más tiempo que nosotras.

Éstos son los puntos que me parecieron más interesantes:


Sobre la organización de hogar

-> baja tus expectativas. Tu casa no va a estar impecable y no hace falta que lo esté así que, antes de agobiarte, analiza bien si tus expectativas son realistas.


-> haz que tus hijos colaboren. Algunas de las madres solteras que comentaban tiene 3 o 4 hijos así que la mayoría tenían muy claro que, por poco que pueda ayudar un niño, el trabajo que te quita es mucho mayor. Claro que va a depender de la edad y la madurez de cada niño, pero siempre hay cosas que pueden hacer, como poner y quitar la mesa, recoger la ropa limpia, sacar la basura, etc.


-> abraza el minimalismo. Es difícil a veces, sobretodo si tienes varios hijos, pero merece la pena deshacerse de cosas innecesarias y quedarse sólo con lo imprescindible. Una madre de 4 comentó que en su casa cada uno tenía su plato, su vaso y sus cubiertos. Sólo un juego para cada uno. Así que cada uno se hacía responsable de sus cosas y tenían que lavarlos siempre después de usarlos para poderlos usar en la siguiente comida. Lo mismo puede hacerse con la ropa, los juguetes o los libros.


-> si puedes, contrata a alguien que te ayude a limpiar la casa. Aunque sólo sean dos horas a la semana, es un trabajo que ya no tendrás que hacer tú y podrás dedicarte a otras cosas (o dedicarte a las mismas que hasta ahora pero con la casa un poco menos sucia).


-> reparte las cosas de la limpieza por toda la casa. No lo guardes todo en un sólo lugar y así lo tendrás más a mano para aprovechar cualquier minuto que tengas libre. Ten, por ejemplo, un trapo y un limpiacristales en el baño; si no tienes que ir a otra habitación a buscarlo es más fácil que limpies un poco.



Sobre la economía doméstica


-> recorta gastos. Parece obvio pero a veces es fácil dejarse llevar, sobre todo por los gastos que parecen pequeños pero que, si los acumulas, al final no son cantidades tan pequeñas.


-> haz un presupuesto. Es importante saber con cuánto dinero cuentas y cuánto prevés gastar.


-> vende objetos de segunda mano. Muchas familias tienen la casa llena de cosas que no utilizan y que no necesitan. Tanto por internet como en mercadillos es fácil vender objetos de segunda mano, siempre habrá alguien que los quiera o los necesite.


-> crea un sistema de ingresos pasivos. Los ingresos pasivos, ya lo conté en mi libro Sin escuela y en mi blog Desde Villa Kunterbunt, son esos ingresos que llegan sin que tú tengas que hacer nada. Cambiar tu tiempo por dinero no es la única forma de ganar dinero, ni siquiera es la mejor forma. Un ejemplo de ingresos pasivos sería escribir un libro y seguir cobrando por ello años después de haber hecho el trabajo. Otro ejemplo serían las rentas por alquiler.


-> aprende a invertir. No hace falta ser rico para invertir. Si aprendes los principios básicos puedes ver cómo aumenta el valor de tus inversiones con el paso del tiempo y además ir cobrando los dividendos correspondientes periódicamente.


Espero que estos tips os hayan resultado útiles. Si tenéis otras estrategias de organización del hogar y de economía doméstica estaré encantada de escucharlas.





Suscríbete a mi boletín semanal gratuito

No hay comentarios: