miércoles, 14 de enero de 2015

Unschooler aprendiendo historia


En su día expliqué (en mi antiguo blog) cómo había empezado a aprender inglés Damián. Hoy quiero explicaros cómo aprende historia o, al menos, alguna de las formas en las que la aprende.

En casa tenemos una línea del tiempo. Es una cartulina pegada a la pared, a lo largo del pasillo, con todos los años del siglo XX escritos en el borde inferior. Cada vez que descubre un nuevo hecho importante -o que él considera importante- lo escribe encima del año correspondiente y, si puede, añade una imagen. Por ejemplo, en el año 1900 pegó la firma de Picasso, que había sacado de internet, para marcar que se hizo su primera exposición. Entre 1939 y 1975 hay una línea que marca la dictadura de Franco en España. Ésa la pusimos después de viajar a Andalucía y visitar un lugar muy peculiar en Despeñaperros.

Y es que, además de visitar museos y exposiciones, y de ver películas y documentales que nos dan información sobre la historia, nuestra forma preferida de aprenderla es viajando. Pero mucho más importante que hacer esa recopilación inconexa de datos, es que después los ordenamos cronológicamente en la línea del tiempo y que buscamos conexiones con cualquier otro tema que se nos ocurra. Porque la historia es mucho más que un conjunto de datos y fechas; la historia es el estudio de la humanidad da través del tiempo. Dice Leonard Peikoff: 

"La Historia, bien enseñada, no consiste en tablas de nombres y fechas. No es '¿Cuándo empezó y acabó el Imperio babilónico? ¿Cuándo llegaron los egipcios? ¿Cuáles son las doce causas de la Guerra Civil?' La Historia debe consistir en el estudio de los principios y debe revelar al estudiante el papel de los factores básicos que conforman la vida humana, el papel de las ideas y los efectos de ideas diferentes en sociedades diferentes. [...] La Historia debe enseñarse como una cuestión de conexiones lógicas, no como un accidente."

Y, la misma línea, Inger Enkvist siguiente a Edgren y Österberg explica:

"¿Cómo entienden los alumnos la historia? Hasta los siete años de edad, los alumnos entienden lo contado del mismo modo que entienden los cuentos de hadas; entre los siete y los catorce años de edad, los alumnos empiezan a distinguir entre realidad y fantasía y les interesa saber más  sobre las personas famosas; entre los catorce y los veinte años, los alumnos son capaces de ver los eventos no como sucesos aislados sino como resultados de causas."

En diciembre fuimos por primera vez a Andalucía y decidimos grabar algunas de las cosas que vimos para poder compartirlas con vosotros.


Éste es el resultado: