martes, 15 de diciembre de 2015

Libertad para educar. Educar en Libertad.


Hace dos años di una conferencia sobre libertad educativa en Barcelona, invitado por el Partido de la Libertad Individual (ahora Partido Libertario). Allí conocí a Eduardo Martínez quien, inspirado por mi relato, escribió lo siguiente:


Podía haberse ido a otro país (y probablemente es lo que la prudencia hubiese aconsejado), pero decidió quedarse y plantar cara a ese monstruo descrito por Hobbes que usa su inmenso poder para doblegar la voluntad de las personas y su libre albedrío, en nombre de conceptos tan vacíos como "el bien común", "el bienestar social" y "la felicidad colectiva". Y además esa decisión vino acompañada de hechos, sin quedarse en la sola prédica, arropada en valores de libertad y ejerciendo su individualidad de la única forma coherente que existe: actuando. Y lo sigue haciendo al día de hoy. Desobediencia Civil, que diría nuestro admirado Thoreau.

Hablo de Laura Mascaró, una mamá que si bien en un primer momento comenzó a transitar el camino habitual, el que marca nuestro pretendido padrastro Estado en cuanto a la forma en que debemos educar a nuestros niños, un día sintió en carne propia y en primera persona, a través de su entonces pequeño hijo, la desatención, el peligro, el riesgo y el perjuicio irreparable que un sistema educativo hecho no para generar persona libres (tratándolas como tal) ni dedicado a cuidar el valioso material que queda a su cuidado, nuestros bebés, nuestros infantes, nuestros chavales, comenzaba a ocasionarle a su querido retoño. Una agresión contra su chiquillo, Damián, ni siquiera advertida por los docentes encargados de cuidarle, fue el desencadenante.

¿Puede haber causa más noble y digna de respeto que negarse a obedecer unas normas, unas leyes, unas imposiciones implantadas por el Estado, las cuales podrían causar un daño indeleble a personas indefensas? Personas sobre las cuales además tenemos una responsabilidad ineludible, porque hemos sido nosotros quienes los hemos traído al mundo, que se deriva (en la gran mayoría de los casos al menos) del ejercicio de nuestra libertad. Libertad para traer hijos al mundo, claro. Responsabilidad para evitar que nadie les pueda agredir ni perjudicar, no pueden ir la una sin la otra.

Laura se convirtió, contando con el pretexto perfecto para ello y seguramente no por primera ocasión, en una desobediente ante el Leviatán. Su condición de liberal, libertaria, puede que anarquista incluso, pudo canalizarse y ser llevada a la acción decidiendo educar a su hijo por sí misma, fuera del circuito estatal de enseñanza, aplicando y adaptando las experiencias del movimiento "unschooling" (sin escuela) y "homeschooling" (educación en casa) a su caso particular. Palabra y hechos. Coherencia en estado puro.

Después de escuchar a esta vehemente abogada devenida en pedagoga (en formación, como le gusta decir a ella), no puede uno sino sentirse esperanzado al saber que sí hay personas dispuestas no solo a criticar desde una tribuna a los políticos y su perverso instrumento de manipulación y afrenta contra la libertad, el Estado, sino resuelta a llevar hasta las últimas consecuencias la defensa de los derechos de la persona, a actuar bajo el principio de no agresión y a poner en un segundo plano un montón de cosas a nivel personal-profesional con el objeto de cumplir lo que considera su responsabilidad: ser madre.

"En esta sociedad altamente escolarizada, la decisión de educar a los hijos en casa supone hacer una serie de cambios en nuestras vidas que, en no pocas ocasiones, serán interpretados por los demás como una insolencia, un acto de rebeldía que amenaza al status quo establecido. Ésta es una de las grandes cuestiones que se plantean las familias cuando deciden no escolarizar: ¿Cómo vamos a compatibilizar nuestra vida profesional, no ya con la vida familiar, sino con la vida familiar como homeschoolers?".
Laura Mascaró Rotger - "Sin Escuela".

Aquellos que tuvimos el gusto de escuchar la pasada noche a Laura durante su conferencia en Barcelona y conversar con ella, tenemos muchas pistas para intentar descifrar la respuesta.

Quienes se lo hayan perdido y deseéis conocer de primera mano, narrado por la protagonista, en qué consiste y cómo se lleva en el día a día la apasionante tarea de ser madre educando en casa y por fuera de los cánones establecidos por los burócratas estatales, haceros con su libro. O mejor aún: haceros con su libro y asistid a la próxima conferencia en la cual participe esta menorquina universal que decidió pasar al combate, a la brega, y además colaborando con otros en su misma situación.

Enhorabuena Damián, naciste en libertad.

SITIO WEB DE LA PLATAFORMA POR LA LIBERTAD EDUCATIVA: http://www.libertadeducativa.org/


_______________________________________________________________________

No sé si la charla de Barcelona se grabó, así que os dejo esta de Cáceres, de este año 2015