jueves, 24 de marzo de 2016

Educación a la carta: el debate



En febrero de este año (2016) nos invitaron al Instituto Juan de Mariana para proyectar el documental "Educación a la carta (La revolución pendiente)" y tener posteriormente un debate con los asistentes. Hubo intervenciones y preguntas muy interesantes y, como ya es habitual, se nos hizo corto.

Puedes ver el documental en Youtube:




También el debate del Instituto Juan de Mariana:




Y, si tienes ganas de más, no te pierdas los más de 120 minutos de material extra que te ofrecemos en Vimeo:


Educación a la carta (EXTRAS) from Laura Mascaró Rotger on Vimeo.




martes, 15 de marzo de 2016

La desescolarización interior y las expectativas



Aunque inicialmente diseñé mi taller de La Desescolarización Interior para las familias que estaban iniciando su aventura de educar en casa, lo cierto es que ya desde la primera edición aparecieron personas que me sorprendieron: profesores, padres que no pensaban sacar a sus hijos de la escuela y, incluso, una mujer que no tenía hijos. Al principio pensé que no tenía nada que ofrecerles pero resultó ser justo lo contrario: quienes más se benefician de La Desescolarización interior son, precisamente, quienes están y preven continuar dentro del sistema, probablemente porque son quienes más lo necesitan. Son quienes están más expuestos al daño potencial que cierto tipo de escolarización puede hacer en los niños y en sus relaciones con sus familias.

Hoy me han hecho llegar esta reflexión de una madre a la que no conozco pero a la que felicito por la decisión que acaba de tomar y a la que pienso seguir de cerca para ver cómo evoluciona su situación.



Algunos adultos son prisioneros de sus propias vidas. Están agotados.  Trabajan demasiadas horas, apenas ven a su familia, los hijos que tanto deseaban están en manos de instituciones o de cuidadores prácticamente desde que nacen. Trabajan para poder consumir y consumen más porque como trabajan creen que se lo merecen... Y estos adultos tal vez tuvieron éxito en la escuela.

     Y es que el éxito no son los resultados académicos, el éxito es alcanzar la felicidad. Cada cual la suya.

     Casualmente leí hace un par de días un poco sobre la "desescolarización interior" de Laura Mascaró y quedé impactada. Pueden leer sobre ello aquí. Descubrí lo fuertemente escolarizada que me siento a nivel mental. He decidido liberarme para poder liberar a mis hijos.

     Para empezar no estudiaré más con mi hija mayor. He descubierto que ella odia estudiar. He descubierto también que no es culpa de ella, que ha sido el sistema el que curso tras curso ha ido poniendo una piedra cada vez más pesada sobre sus hombros.

     Ella no está receptiva, por ello mis esfuerzos no sirven de nada. Tal vez vamos poniendo parches cada curso, cada examen o cada evaluación recuperada es el caramelito que me hace continuar pegada a ella. 

     Así que ayer decidí liberarla. Ella se levantó con dolor de cabeza y no fue al instituto. Por la tarde  llamó una compañera y le dijo que había dicho el profesor de educación física que había suspendido la evaluación (supongo que por negarse a hacer el pino con la regla). También le dijo que una asignatura de refuerzo que se aprueba solo por entregar un trabajo también iba a suspenderla. Mi hija se quedó blanca, tal vez era lo único que esperaba aprobar y ahora le llegaba esta noticia.

     Les juro que a punto estuve de estallar de ira cuando me lo contó. En lugar de eso me encogí y poco a poco me hice muy pequeñita hasta quedar de rodillas junto a ella. Le dije que los adultos tenemos miedo, que yo tenía miedo y por eso a veces somos incapaces de ver más allá de nuestras narices.

     Les juro que paso dos horas y media cada día sentada al lado de mi hija ayudándole con los estudios. Por la mañana dedico otra hora a preparar apuntes o a ver tutoriales por internet  para poder explicarle algunas cosas. A pesar de eso mi hija va a suspender prácticamente todo.

     Les voy a contar por qué. Mientras yo hago eso ella piensa en otras cosas más importantes para ella, a saber: su flequillo, los pelos de sus cejas o la ropa que se pondrá mañana. 

     ¿Saben ustedes que los niños tienen un interés genuino por aprender? ¿En qué momento de sus vidas les interesa más cualquier otra cosa que su aprendizaje? En el momento en el que dejan de aprender en libertad y ese es el momento en el que les quemamos con nuestras exigencias y les sobrecargamos. En el momento en el que les robamos su tiempo de juego para que hagan deberes. 

     Así que a pesar de saber que seré muy criticada por lo que voy a decir a continuación lo diré. No es mi hija la culpable de su fracaso escolar. Soy culpable yo. Son culpables los profesores que no han sabido acompañar su aprendizaje. Son culpables los políticos que hacen continuamente leyes a cual más absurda. Y es culpable usted que ha comparado en silencio a su hijo con la mía. 

     Mi hija no es culpable. Mi hija es la víctima. Otra víctima más. 

     Así que ahora tiene tiempo para desintoxicarse. Se lo doy yo que soy su madre a pasar de todas las recomendaciones en contra que quieran hacerme sus profesores. 

     Comenzamos un camino largo. Tantos años de escuela van a provocar que mi hija tarde en encontrarse a si misma. Ya he hablado con ella y le he dicho que se tome el tiempo que necesite. Yo no tengo prisa y por lo que veo ella tampoco. Ahora apenas tengo expectativas creadas a cerca de ella, me da exactamente igual el tiempo que tarde en sacarse la ESO, si estudia esto, si estudia aquello, si no estudia... Ahora mis expectativas están a otro nivel. Ayer volví a recordar ese momento de felicidad cuando nació y la cogí en mis brazos y no paro de preguntarme cuando, como y donde me arrebataron mis expectativas más primarias y genuinas y se instalaron en mi las malditas expectativas de esta sociedad enferma. 

martes, 8 de marzo de 2016

Educación a la carta: proyección y debate en Sevilla




La asociación Ama2 nos invita a participar en un videofórum sobre el documental "Educación a la carta (La revolución pendiente)".

Se proyectará en la Facultad de Ciencias de la Educación de Sevilla este viernes, 11 de marzo, a las 18:00.

La entrada es libre y gratuita.

____________________________________________

Otras actividades esta semana en Sevilla:

Jueves 10. Conferencia sobre iniciativas educativas privadas en el Free Market Road Show

Sábado 12. Taller La Desescolarización Interior. 





Y, además, te ofrecemos dos horas de material extra por sólo 9,99€ 
con lo que estarás contribuyendo a la realización y difusión de este documental .


lunes, 7 de marzo de 2016

Iniciativas educativas privadas (Sevilla)




El próximo jueves 11 de marzo participaré en el congreso Free Market Road Show de Sevilla con una ponencia sobre iniciativas educativas privadas, centrándome en las escuelas libres y el homeschooling.

El congreso, organizado por el Austrian Economics Center (Viena) en colaboración con el Círculo Liberal Bastiat (Sevilla) versará sobre iniciativas empresariales ante un sistema en crisis.

Más información e inscripciones en su página web http://fmrs-sevilla.org/#intro



*****

Aprovechando mi estancia en Sevilla, el viernes 12 participaré en la proyección y posterior debate del documental "Educación a la carta (La revolución pendiente)" en la Facultad de educación; y el sábado 13 realizaré el taller La Desescolarización Interior. Las inscripciones seguirán abiertas a lo largo de esta semana.




sábado, 5 de marzo de 2016

Homeschooling en Puerto Rico


Ayer Facebook me recordó esta publicación de hace tres años.
Una de las cosas que más me gustó de Puerto Rico fue la naturalidad con que asumen que tienen derecho a elegir la educación que consideren más adecuada para sus hijos. Con absoluta libertad y sin injerencias de nadie. Ni siquiera del gobierno, como después se demostró.



viernes, 4 de marzo de 2016

No son proyectos, es unschooling



Cada vez me resulta más difícil explicar qué es el unschooling,  cómo se hace y cómo funciona. Lo tenemos ya tan integrado en nuestra vida que me cuesta encontrar palabras para que los que no son unschoolers, y sobre todo los que están altamente escolarizados, me entiendan. Es como si viniera un alienígena y nos preguntara qué se siente al respirar o qué se siente al ser humano. ¡Sería muy difícil de explicar!

Me preguntan, por ejemplo, si la visita cultural que hacemos cada semana nos sirve de base para hacer un proyecto. La respuesta es no. Esto no es aprendizaje basado en proyectos sino aprendizaje integrado en la vida.

Hacemos una visita cultural cada semana porque nos gusta y nos apetece. Y tener una periodicidad nos ayuda a organizarnos. Es práctico para nosotros, eso no significa que otros tengan que hacerlo. Si te planteas hacer unschooling, por favor, ¡no copies lo que yo hago! Busca lo que funcione mejor para tu familia. ¿Qué os interesa? ¿Qué os motiva? Prueba y desecha cuantas ideas hagan falta. ¿Tenías una idea estupenda y no ha salido bien? ¿No ha sido tan divertido como pensabas? ¿Tus hijos -o tú, o todos- se han aburrido soberanamente? ¡No pasa nada! ahora ya lo sabéis y no tenéis por qué repetir.

Algunas familias -homeschoolers o no- cuando van a hacer alguna de estas salidas que llamamos "culturales" (visitar un museo, una exposición, una actuación, etc) la preparan antes. Buscan toda la información que pueden sobre el evento y sobre el tema. Anotan preguntas que piensan que después de la visita sabrán responder. Incluso pueden buscar un cuaderno pedagógico específico (la exposición sobre Julio Verne, por ejemplo, tenía materiales de este tipo, y también el Museo del Prado tiene materiales especialmente diseñados para que los niños "trabajen" lo que allí van a ver). Y después de la visita continúan trabajando sobre el mismo tema durante varios días o semanas. Su tarea culmina con la plasmación del trabajo en algún formato para su archivo.


En la mezquita de Córdoba, haciendo "travelschooling"


Nosotros no hacemos nada de todo esto. En primer lugar, porque nos gusta dejarnos sorprender. Nos gusta hacer este tipo de visitas teniendo la mínima información sobre el evento y sobre el tema. Nos basta, por ejemplo, con saber cuál es el horario de la exposición sobre el Titanic, que es apta para niños y que se recomienda el uso de la audioguía. No necesitamos más.

Al salir, solemos tener una conversación sobre lo que hemos visto: qué nos ha sorprendido, qué nos ha gustado, qué habríamos hecho de otra manera si hubiéramos sido nosotros los responsables de organizar el evento, qué no hemos entendido bien, etc. Pero no es un cuestionario preparado de antemano. Es una conversación informal, espontánea y sincera.

O a lo mejor no hablamos porque es tarde y sólo podemos pensar en qué vamos a comer. Pero, sea como sea, esas visitas siempre dan pie a ulteriores conversaciones, preguntas y debates, que no son actividades organizadas ni temporizadas. Puede que pasen días, semanas o incluso años, pero todas las actividades que hacemos vuelven a nuestra memoria -y a nuestras conversaciones- cuando nos encontramos con algo que podría estar relacionado de algún modo con aquello que vimos o que hicimos. Uno nunca sabe cuándo aparecerá de nuevo una cuestión. Puede suceder -y de hecho sucede-en cualquier momento. Como si fueran el Guadiana, los temas van y vienen, pero siempre vuelven y van tejiendo una red inmensa de cuestiones interconectadas.

Uno sabe que se ha desescolarizado cuando organiza una de estas visitas culturales y no se preocupa en absoluto porque el niño no haga comentarios ni preguntas. O porque directamente diga que no le ha gustado. O que no le ha interesado. Cuando ya no necesita tener un listado exhaustivo de todo lo que se aprende -o se podría aprender- a partir de cada visita que se haga.





















miércoles, 2 de marzo de 2016

Unschooling: una semana en nuestra vida




Si lo del homeschooling le suena a chino a la mayoría de la gente, lo del unschooling ya es rizar el rizo. Por más que lo explique, al final la gente siempre me pregunta: "bien pero... tú te levantas por la mañana y ¿qué haces?". También los periodistas suelen pedirme que explique cómo es "un día en nuestra vida". Como no hay dos días iguales, decidimos grabar un resumen de cómo era una semana cualquiera.

Tampoco hay dos semanas iguales. Depende de la época del año, del trabajo, de los viajes que tengamos previstos, de las actividades que haya disponibles, de los intereses que tengamos en cada momento y de un montón de cosas más. Pero pienso que una semana escogida al azar muestra mucho mejor cómo es nuestra vida que si me pusiera a relatar un día cualquier.

Aunque lo hemos publicado hace poco, la grabación es de diciembre de 2014. Acabábamos de volver de nuestro viaje a Andalucía y estábamos francamente agotados pero, aún así, fue una semana intensa y llena de actividades.






martes, 1 de marzo de 2016

[Podcast] Entrevista sobre homeschooling con Fernando Díaz Villanueva



La semana pasada estuve en el Instituto Juan de Mariana presentando "Educación a la carta". Allí Fernando Díaz Villanueva me hizo la ya clásica entrevista que el IJM hace a todo el que se acerca allí a presentar alguna ponencia o, como fue mi caso, un documental.


Como el documental y lo hemos visto y me lo sé casi de memoria, decidimos no volver a verlo in situ así que Fernando aprovechó mi presencia para entrevistarme para su nuevo podcast. Fue un aquí-te-pillo-aquí-te-mato en toda regla.  Improvisado, amigable y, sobre todo, breve, porque ahí estaba Víctor reclamando mi atención (lo podéis oír de fondo).