viernes, 10 de noviembre de 2017

Libertad educativa - Charla en Elche

El Club de los Viernes y la Plataforma para la Libertad Educativa me invitaron a dar una charla sobre libertad educativa en Elche.

Decidí repetir un formato que ya he usado otras veces: charla brevísima y pasar directamente a las preguntas para asegurarme de que cada uno se llevara de allí lo que más necesitaba. Creo que fue un acierto.


lunes, 2 de octubre de 2017

10.000 (y pico)



Empecé en Youtube casi sin querer y resulta que ya somos más de 10.000. ¡Quién me lo iba a decir!
He decidido celebrarlo con un vídeo en directo donde voy a contar mi historia en esta plataforma y voy a responder a vuestras preguntas sobre cualquier de los temas de los que suelo hablar.
Si quieres participar puedes dejar tu pregunta en los comentarios de éste vídeo:





¡Muchas gracias!




viernes, 15 de septiembre de 2017

Sin castigos


Para mi, por suerte, criar sin castigos es algo completamente normal. Nunca hubo castigos, gritos ni violencia de ningún tipo en mi casa, ni en la casa de mis abuelos, ni en las de mis tíos. Pero hay muchos padres que, si quieren, tienen que aprenderlo de nuevo. Comprender por qué y cómo se educa de esta manera. En paz, básicamente. Para muchos no es fácil porque tienen que cambiar su perspectiva de la maternidad, de la crianza y de las relaciones en general. Aprender a manejar sus emociones de otra manera, aprender a comunicarse de otra manera.


Conocí a Teresa García hace años, no sé cuántos, primero en internet y después en persona cuando me invitó a Gran Canaria. Nuestros trabajos tienen un gran paralelismo y coincidimos mucho (quizás por completo) en nuestra forma de entender la crianza.



Por eso cuando decidió convertirse en patrocinadora de mis proyectos no dudé en invitarla a formar parte activa de ellos. Hemos empezado por esta charla que tuvimos ayer en directo en mi canal de Youtube. Espero que os sirva, que os inspire, que os ayude a seguir en el camino de la crianza pacífica o a empezar a transitarlo si todavía no estáis en él.

Dejad vuestros comentarios y también preguntas porque, casi con toda seguridad, habrá segunda parte.


 


BIBLIOGRAFÍA

Gordon Thomas

Faber & Mazlish

Marshall Rosenberg






jueves, 7 de septiembre de 2017

Para qué sirve la escuela


Invité a mis amigos Paco y Pilar a comer a casa y, como sé que son grandes lectores y que les interesa el tema de la libertad en todas sus facetas y ámbitos, les regalé mi libro "Sin escuela". Hoy entro en Facebook y me encuentro este comentario en su muro:

Agradezco profundamente a Laura Mascaró Rotger su maravilloso libro "Sin escuela" un breve tratado sobre educación alternativa (y en el hogar) al modelo estatal del siglo XIX que aún padecemos, creado para formar súbditos, soldados o trabajadores según conviniera en cada momento o lugar, cortando de raíz la creatividad del niño e introduciéndole conceptos que no le van a valer para nada en la vida real. El abandono y reclusión forzosa de nuestros hijos en centros estatales o paraestatales la mitad del año durante tantas horas al día lejos de la tranquilidad de nuestra presencia que tanto necesitan a edades tempranas, rodeados de niños de su edad en quienes no pueden confiar y maestros que tienen un programa que cumplir dentro de no muchos años será contemplado como una oscura reliquia del pasado que muchos no creerán.



Citando a John Holt, uno de sus autores de referencia, "para lo único que sirve la escuela es para convertir a los niños en estrategas que, en vez de dedicar sus esfuerzos en el aprendizaje, los dedican al desarrollo de estrategias que les permitan superar las clases y los cursos sin mucho problema. Niños que fuera de la escuela son activos,abiertos y brillantes, se paralizan cuando están en clase y buscan la forma de pasar desapercibidos y de cumplir con los mínimos necesarios para no llamar la atención de los profesores. Insiste entonces Holt en que para que se dé el aprendizaje es necesario que exista un ambiente adecuado, distendido, en el que el niño se sienta tranquilo y seguro. De ahí concluye que el proceso de aprendizaje no requiere necesariamente de enseñanza sino que se da de manera natural cuando el niño tiene sus necesidades básicas cubiertas y es dejado en libertad."










Aventureros sin mapa





La serie AVENTUREROS SIN MAPA presenta las historias de diferentes personas que viven plenamente su vocación (de manera profesional o no) y que han llegado a ella por caminos insospechados y no habituales. Estos testimonios pretenden dar un mensaje de esperanza a aquellos jóvenes que todavía no han sentido esa llamada (y para sus quizás impacientes padres).



En el primer episodio, presentamos a Damià Rotger, diseñador gráfico, tipógrafo, poeta y docente, nos cuenta cómo descubrió su verdadera pasión por la tipografía, oficio que actualmente desempeña en su estudio de Palma de Mallorca y que le ha merecido diversos premios y reconocimientos.






Fragmento de una entrevista concedida al diario Ara Balears. Léela completa aquí (en catalán).

Eres profesor de tipografía. ¿Cómo ves el sistema educativo actual? ¿Tenéis suficiente margen de acción en el currículo para la adquisición de competencias? 
Creo que tiene carencias y que una de ellas es que se tendría que desvincular del circo político, seguir un camino más independiente. Una cosa más palpable que creo que falta en el sistema educativo es la parte lúdica; se tiene que inyectar de esta sustancia, tenemos que empezar a aprender disfrutando. El concepto, tal vez, podría ser: "Aprender sin darnos cuenta" porque, a veces, por circunstancias que se nos escapan, esto de aprender, de manera inconsciente, crea un rechazo. Cambiar esto por "vamos a jugar" puede ser diferente. Cuando crecemos y descubrimos lo que nos apasiona, aprendemos jugando y por nuestra cuenta. Lo que no puede ser es que los adolescentes vayan a las aulas con esta sensación de decir "qué rollo". También hay que comprender que es una edad complicada; elegir tan pronto lo que quieren hacer no es fácil. Además, a mi no me funcionó. Como docente, tengo la suerte de que en el sitio donde trabajo, EDIB, tengo que cumplir unos programas pero, dentro de este margen, tengo libertad de movimientos.




martes, 29 de agosto de 2017

Libros sobre homeschooling



Si no sabes cómo empezar a educar en casa, aquí te dejo una lista de libros sobre homeschooling que recomiendo. Te ayudarán a resolver las dudas, a disipar los miedos y a estar bien informado para poder responder a cualquier pregunta o crítica que te hagan.



Libros recomendados en este vídeo:
(algunos enlaces son afiliados*)

Dumbing us down, John Taylor Gatto
The unschooling handbook, Mary Griffith
Yo nunca fui a la escuela, André Stern
Deschooling Gently, Tammy Takahashi
How children fail, John Holt
Unschooling dads, Skyler J Collins
The unschooling unmanual, Jan Hunt
10 preguntas que se plantea quien vive el homeschool, Madalen Goiria y Laura Mascaró
Sin escuela, Laura Mascaró
















* Algunos enlaces son afiliados.
¿Qué significa esto?
Que si haces una compra a través de esos enlaces, me llevaré una comisión por esas ventas sin que tú tengas que pagar ninguna cantidad extra. Es decir, tú pagas lo mismo que si entraras a través de un enlace normal.




jueves, 10 de agosto de 2017

Dificultades del homeschooling



Aunque pueda parecer paradójico, desde hace un tiempo me siento optimista respecto de la situación del homeschooling en España y en el mundo y por eso he decidido que ha llegado el momento de comenzar a hablar, también, de sus aspectos negativos y de las dificultades que encontramos en el camino.

Hice un vídeo al respecto basándome en las investigaciones de Madalen Goiria, que desglosó 6 dificultades según lo perciben las familias homeschoolers que participaron en la encuesta que realizó durante la investigación para su tesis doctoral.



El listado que salió de esa encuesta es el siguiente:

1) Dificultades económicas
2) Conciliación laboral
3) Falta de aceptación social
4) Falta de reconocimiento oficial
5) Falta de regulación legal
6) Dificultad de acreditación

Finalmente ella las resumía todas en el enorme sentimiento de responsabilidad que a veces pesa sobre los padres que deciden educar sin escuela.

Cuando Madalen vio mi vídeo me preguntó si estoy de acuerdo con el resultado de esa encuesta y si se me ocurre alguna otra dificultad que no apareciera reflejada. 

En términos generales, sí, estoy de acuerdo, aunque probablemente lo habría formulado de otra manera. Creo que la gran dificultad consiste en hacer algo (algo muy importante, como es educar a los hijos) a contracorriente. Siendo una minoría. Haciendo algo desconocido y que a menudo se ve con recelo. Eso, por supuesto, tiene que ver con la falta de aceptación social y con la falta de reconocimiento oficial y regulación legal. El sentirte siempre vigilado, cuestionado, juzgado, esa invasión de la intimidad familiar, el tener que dar explicaciones que quizás no quieres o todavía no sabes dar, hacen que uno se sienta a veces muy vulnerable.

Creo que habría que distinguir entre las dificultades que uno teme encontrar cuando empieza a educar en casa y las que se encuentra realmente. Y creo que es muy importante que las familias que tienen más experiencia compartan sus testimonios y expliquen cómo han solventado todas esas dificultades.

En mi caso personal, que llevo 9 años educando sin escuela, las mayores dificultades han sido siempre referidas a la propia educación de mi hijo. Nada que ver con terceras personas, ni con dinero, ni con las administraciones públicas.  La logística siempre tiene solución. Las respuestas a preguntas incómodas se aprenden a dar (y una también aprende cuándo no hay necesidad de contestar). La regulación legal no depende de mi personalmente y, si me llegaran a afectar los hipotéticos cambios que pudiera haber en la ley, es algo por lo que no merece la pena preocuparse antes de tiempo. Así que la dificultad, realmente, es cómo acompañar a mi hijo en sus procesos de aprendizaje, cómo tomar ciertas decisiones, cómo deshacerme de la duda casi constante de si nos estamos equivocando, de si hay una manera mejor.

Concuerdo totalmente en que es una gran responsabilidad que, a veces, pesa. Pero lo demás, con el tiempo, pierde toda importancia.





lunes, 31 de julio de 2017

Estoy en Ivoox



Acabo de estrenar mi nuevo canal en Ivoox, donde subiré los audios de algunos de mis vídeos de Youtube y los podcast de Patreon, que vamos a empezar en septiembre.








viernes, 28 de julio de 2017

Exponer niños en internet: cómo y por qué



Conocí internet en 1997 pero no empezó a interesarme hasta el año 2006 o 2007. Ahora no sólo me interesa sino que me fascina por todo el potencial que tiene y por todo lo bueno que personalmente he conseguido gracias a la red. La vida es, en muchos aspectos, más fácil y las posibilidades infinitamente mayores.

Con la generalización del uso de las redes sociales, la separación entre la vida profesional y la vida personal es cada vez menos evidente. Uno puede seguir a una persona en redes sociales porque le interesa su trabajo pero, casi inevitablemente, se acaba enterando de aspectos de su vida privada y viendo, incluso, fotos de sus hijos.

No voy a decir que la privacidad ya no existe pero, desde luego, ya no es lo que era. La polémica de moda ahora es la exposición de los niños en internet y, una vez más, creo que tengo una opinión impopular sobre el tema. Mi primer blog lo abrí en enero de 2007 y era un blog de opinión. Pero a final de ese mismo año, abrí un blog personal sobre educación y crianza donde compartía artículos que me habían gustado, recomendaba recursos didácticos y también explicaba qué cosas hacía con mi hijo, que entonces tenía 2 años y medio. Poco a poco se fue convirtiendo en un diario personal de la educación de mi hijo. Y, sí, publicaba fotos en las que se veía su cara.

Ahora hago lo mismo pero más en redes sociales y en Youtube que en los blogs.

La cuestión fundamental, para mi, es que cuando comparto ese tipo de información lo hago con un propósito, que es dar testimonio de nuestra forma de educar. No pongo fotos (o vídeos) por ponerlas, ni para presumir, ni porque no tenga otra cosa que contar. Lo hago porque precisamente lo que quiero contar es cómo educamos y, para eso, el mejor apoyo gráfico son las imágenes de la familia y de las actividades que hacemos. Si alguien se siente incómodo ante esta "exposición" lo tiene tan fácil como no entrar en mis redes sociales.

El hecho de tener un objetivo de difusión claro es crucial para tener un criterio claro y sólido a la hora de decidir qué compartimos y qué no compartimos. Ninguna imagen es superflua. No publicamos nunca ninguna imagen que no sirva a nuestro objetivo. Por eso no publicamos los momentos íntimos. No veréis a nuestros hijos lavándose los dientes, orinando o bañándose, por ejemplo, ni hablando de ciertos temas. No os contamos ni una décima parte de lo que son sus vidas, porque no es necesario y porque -aunque algunos lo pongan en duda- valoramos y protegemos su intimidad. Es más, el mayor ahora tiene 12 años y desde hace ya mucho tiempo tiene derecho de veto sobre lo que se publica. Si no quiere, no sale. Si veis alguna foto suya o le veis en algún vídeo, es porque expresamente lo ha autorizado. el pequeño todavía no puede elegir y, de hecho, pienso que lo que se publica cuando son pequeños dice más de los padres que  de los hijos. Dice cómo gestionamos ciertas cuestiones y, en general, qué tipo de crianza hemos elegido.

Cuando me hablan de "exponer" a los niños en internet y lo hacen con tono de superioridad moral y con repugnancia, siempre les cuento que la primera acepción de la RAE es "presentar algo para que sea visto". Y, la segunda, "manifestar o dar a conocer algo". Así que, sí, exponemos a los niños. Y no, no es algo moralmente reprobable, ni es repugnante, ni es un delito. Hay que irse hasta la quinta acepción para encontrar un significado negativo: "Poner algo o a alguien en situación de sufrir daño o perjuicio". Y sé que sí, que hay familias que no parecen tener mucho cuidado con lo que publican. Lo que no es justo es que nos metan a todos en el mismo saco.

Y me diréis: "¡Pero hay peligros en internet!". Y yo os contestaré: "Por supuesto que los hay. Y también ha peligro en subirse a un coche y no por eso dejamos de hacerlo".





martes, 25 de julio de 2017

Cómo NO redactar un email



Hace algunos años escribí un artículo titulado 8 formas de evitar que te conteste un email. El artículo levantó algo de polémica, dijeron que era una maleducada y otras lindezas.

Con el tiempo he aprendido que un factor decisivo para el éxito profesional (especialmente si trabajas por tu cuenta, pero no únicamente) es tener un sistema de trabajo sólido, no sólo en cuanto a rutinas y organización sino también sobretodo en cuanto a las condiciones que estás dispuesto a aceptar. Cómo trabajas, qué le pides al cliente y qué le ofreces, hasta dónde estás dispuesto a negociar esas condiciones, a dejar que te impongan las suyas y, con ello, a permitir que sean otros quienes dispongan de tu tiempo.

Una de las claves de la productividad es, precisamente, la gestión del tiempo. Para que esa gestión sea eficaz es necesario, hoy más que nunca, una buena gestión del email y de las redes sociales. Hoy traigo un ejemplo práctico (y real) de cómo no redactar un email si quieres que te contesten y si además quieres que la respuesta sea positiva, claro.















Recibí este mensaje desde una dirección de Gmail (aquí el debate está abierto: ¿es más profesional usar una dirección de empresa?): 


Hola. Me preguntaba si aceptáis post invitados en vuestro blog. Tengo preparado un artículo de gran calidad en la redacción y lo suficientemente extenso, es perfecto para vuestra web. Lo único que me gustaría incluir en el artículo es una línea sobre el autor en el último párrafo del artículo con un enlace o, si es posible, incluir este en el cuerpo del texto. ¿Queréis que os envíe el artículo para que podáis echar una ojeada? Muchas gracias, YYY, Creador de contenidos en XXX


Y ahora vamos a hacerle un pequeño fisking:

1) Estás escribiendo a la dirección de una persona, no de una empresa, grupo ni colectivo, así que no deberías dirigirte a mi en plural.

2) Tengo varios blogs, si hubieras investigado un poco lo sabrías y especificarías en cuál de ellos te interesa publicar.

3) Si ya tienes preparado ese artículo ¿por qué no me dices cómo lo has titulado, de qué va y cuál es esa extensión que consideras "suficiente"? Así yo podría saber si encaja en alguno de mis blogs.

4) Quedaría muy profesional si en tu firma incluyeras un enlace a la web de la empresa para la que trabajas. Pero no, tengo yo que molestarme en buscarla en internet si quiero saber de qué va y si realmente esa persona trabaja para esa empresa.

Obviamente se trata de una campaña de captación de enlaces y no me interesa participar. Pero supongamos por un momento que sí me interesa utilizar este tipo de estrategias para posicionar mis blogs. Desde luego no lo  haría con alguien que se dirige a mi con esta falta de profesionalidad.  Porque cuando envías un email tienes que pensar un poquito en la persona que lo va a recibir y redactarlo de forma que se note.

Llamadme borde, si queréis, pero este email se queda sin contestar.





lunes, 24 de julio de 2017

Homeschooling: ¿solución al bullying?



El curso 2016-2017 ha sido, para mi, el curso del bullying. No por haberlo sufrido, sino por la cantidad de familias que han llegado a mis talleres y asesorías con este problema y sin ningún tipo de solución por parte de colegios y administraciones.

Muchas de las familias que educan en casa lo hacen porque han tenido algún conflicto con el colegio. A menudo, acoso escolar, pero no únicamente.

Y tenemos que aguantar que otras personas que no conocen nada de nuestra historia vengan a darnos lecciones y a decirnos que estamos huyendo del problema. Que lo correcto y lo que deberíamos hacer es quedarnos dentro del sistema, buscar una solución para nuestros hijos y, ya de paso, "luchar" por mejorar el propio sistema. Casi nada.

Yo discrepo. Y mucho.

Pienso que está muy bien trabajar (que no "luchar") para mejorar el sistema. Yo lo hago todos los días. Pero no a costa de los niños. No necesariamente desde dentro. Cada uno puede aportar su granito de arena desde donde está. Y no hace falta poner en peligro a los niños porque una causa sea más importante para nosotros. No puede serlo.

Cuando te ves en una situación delicada y peligrosa, como es el acoso escolar, tu primera obligación es ponerte  a salvo. Y si para ello tienes que desescolarizar, lo haces. Puede ser una solución temporal. Puede que luego vuelvas a escolarizar. O puede que no. Y no pasa nada. No estás huyendo ni te estás escondiendo. Estás poniéndote a salvo y, quizás (probablemente) encontrando una vida mejor que antes no conocías.

A todos esos que pretenden obligarnos a dejar a nuestros hijos en un entorno que es tóxico para ellos, sólo tengo que decirles: la primera obligación de un padre es proteger a sus hijos.





domingo, 23 de julio de 2017

Bullying



Cuando creé el taller de La Desescolarización Interior lo hice pensando en las familias que querían educar en casa (o que estaban empezando a hacerlo) y que necesitaban un poco de apoyo, sentirse menos solas y que alguien les acompañara en el proceso de adoptar una nueva mentalidad acorde a la filosofía de vida del homeschooling.

Ya en la primera edición se inscribieron dos profesores, una mujer sin hijos y tres madres de hijos escolarizados que me dijeron: "mis hijos van a seguir escolarizados, pero quiero aprender a ver la educación como tú la ves".

No supe si tenía algo que ofrecerles, la verdad. Les invité a quedarse y también les dije que, si en algún momento veían que el taller no les aportaba nada, podían darse de baja y yo les devolvería el dinero. 

Se quedaron y, para mi sorpresa, fueron quienes más aprovecharon el taller.

Desde entonces estoy trabajando cada vez menos con homeschoolers y más con padres que escolarizan. Uno de los problemas más frecuentes con los que se encuentran y al que nadie da solución es el del acoso escolar. Tras un curso de trabajar intensamente este conflicto con ellos, me han animado a compartir mi visión del tema:






jueves, 29 de junio de 2017

Educación financiera | Grupo de prueba



El próximo mes de septiembre lanzaremos el tercer y último grupo de prueba del taller online de finanzas para padres.



¿En qué consiste el grupo de prueba?



Es un grupo de personas voluntarias que van a testear el taller online. Recibirán toda la información y se les dará un plazo de tiempo para que hagan el taller y nos comenten sus impresiones: qué les gusta, qué se puede mejorar, qué no se entiende, qué temas habría que ampliar o incluir, qué opinan del formato utilizado y cualquier otro comentario y sugerencia que quieran aportar.

¿Para qué sirve el grupo de prueba?


A vosotros os sirve para tener acceso al taller por un precio simbólico.
A nosotros nos sirve para mejorar tanto el contenido como el formato y asegurarnos, así, de ofrecer un producto de alta calidad testado por personas independientes.

¿Quién puede participar?


Cualquier persona que esté dada de alta en Patreon como mecenas de Laura Mascaró antes del 1/07/2017 y cualquier persona que haya participado en los anteriores grupos de prueba siempre que proporcionara el feedback en su debido momento.

¿Cuánto cuesta?


La cantidad que tú quieras, desde $1 al mes.

¿Dónde inscribirse?








lunes, 26 de junio de 2017

Debate sobre libertad educativa




Ayer participé en un debate sobre libertad educativa después de la proyección de un documental sobre homeschooling.



Me acompañaron dos representantes de los partidos políticos Equo y Podemos, la investigadora y amiga Madalen Goiria, y una representante del colectivo Pedagogías Invisibles. El debate fue muy amable, quizás demasiado si queremos que sea fructífero. O quizás hay que provechar la ocasión de que estamos de acuerdo en lo básico para pasar, de una vez, a la acción y hacer algo para el cambio sea real.


Foto robada del blog de Madalen
https://madalen.wordpress.com/2017/06/26/ser-o-no-ser-en-madrid/



Si estamos de acuerdo en que el sistema no funciona y necesita una reforma profunda; si estamos de acuerdo en que la educación sin escuela debe ser una opción más, tan válida como cualquier otra, si estamos de acuerdo en que la auténtica “atención a la diversidad” de la que habla la ley sólo se alcanzará cuando existan múltiples opciones educativas que las familias puedan elegir libremente, ¿por qué todo sigue igual?



Se habló mucho de la situación legal actual y de una futura e hipotética regulación. una regulación que, si llega a aprobarse, no será a gusto de todos, como bien dijo Madalen.



Las preguntas del público, por su parte, fueron las de siempre, lo que me confirma que nuestra labor todavía sigue siendo la de hacer pedagogía, dar a conocer la educación sin escuela a todo aquél dispuesto a escuchar. Aunque nos cansemos, aunque nos aburra responder siempre a las mismas cuestiones y encontrarnos con las mismas miradas escépticas, críticas infundadas y algún que otro prejuicio.



lunes, 19 de junio de 2017

El pan nuestro de cada día



Leo a otros profesionales quejarse en redes sociales de lo mismo que me pasa a mi, cada uno con las peculiaridades específicas de su profesión y no dejo de asombrarme.

Existe la extraña creencia de que toda información que se consiga a través de internet tiene que compartirse de forma libre, gratuita y -mi preferida- "desinteresada".

Me pasa constantemente.

Me acusan de "hacer negocio" a costa de los niños (no sé si el del supermercado donde compran la comida también es un ser maligno que "hace negocio" a costa de los niños).

Me acusan de "lucrarme" con la información sobre la legalidad del homeschooling en España.

No puede decirse que precisamente yo no haya dedicado mucho tiempo y energía a la difusión de este tema y a ayudar a otras familias gratuitamente, que no desinteresadamente, porque tengo un interés personal y familiar muy claro: cuantas menos familias tengan dificultades a causa de su decisión de educar en casa en España, tanto mejor para los demás que también lo hacemos. Cada vez que una familia es obligada a escolarizar, perdemos todos. Cada vez que se pierde un juicio (y ya van unos cuantos) se reducen las posibilidades de ganar el siguiente. Así que, sí, tengo un interés profundo y egoísta en esta causa.

Existen muchos sitios en internet donde uno puede informarse gratuitamente. Donde te dirán que hay un vacío legal, o que es "alegal", que la constitución nos ampara y -mi preferida- que si fuera ilegal nadie lo haría. Claro, por eso nadie mata a nadie, porque es ilegal... Te dirán también que te matricules en una escuela extranjera a distancia, que eso es legal, y que no hagas caso de cierta abogada agorera que sólo quiere hacer caja con el asunto.





Precisamente porque considero fundamental que las familias tengan información veraz y actualizada dedico tanto tiempo y energía a esto. Recuerdo aquella vez que cierta abogada escribió un post sobre la legalidad del homeschooling lleno de incorrecciones y falsedades. Le dejé un comentario rebatiendo punto por punto su artículo. Por toda respuesta, borró el artículo completo. Jamás lo podría haber imaginado así que no guardé pruebas del hecho, cosa que lamento. Otra persona que también se dedica a asesorar a familias homeschoolers escribió: "No me extrañaría nada si un día nos enteramos de que está ingresada en un psiquiátrico, porque esta mujer no está bien".

Llega a mi correo un goteo interminable de mensajes de familias que tienen problemas precisamente porque fueron mal informadas, porque tomaron una decisión importantísima en base a informaciones incorrectas y a asesoramientos gratuitos pero más que interesados. Cuál es el interés no voy a decirlo yo, que cada cual investigue y saque sus propias conclusiones.

El mejor consejo que puedo dar a quien quiera educar en casa en España es que consiga un profesional capacitado para asesorarles de forma individual, pues no hay dos casos iguales y precisamente porque la ley es confusa (y su aplicación, más) es fundamental no dar a todos el mismo consejo ni actuar porque "a la familia de Fulanito esto le funcionó". Porque la familia de Fulanito no es la tuya, no tiene tus mismas circunstancias y características y quizás tampoco vive en el mismo lugar.


Si hubiera alguna fórmula aplicable a todos que nos garantizara poder educar según consideremos que debemos hacerlo, yo sería la primera en compartirla y difundirla. Precisamente por eso creé la Plataforma para la Libertad Educativa, para terminar con esta situación de inseguridad jurídica y no tener que pelear caso por caso. Cada vez que en alguna conferencia, taller o en grupos de internet he explicado en qué consistía la propuesta he recibido elogios y aplausos... que luego no se han convertido en altas de socios de la PLE. El por qué es ciertamente rebuscado. Porque la mayoría de las familias que se acercaron a la asociación lo hicieron preguntando: "¿qué recibo a cambio?" Pero nosotros no "dábamos" nada a cambio. Lo que dábamos era la promesa de trabajar en una dirección muy concreta, con un proyecto concreto, para terminar con esta situación. Algo que, de conseguirse, habría beneficiado a todas las familias. Pero eso no era suficiente. La mayoría de ellos querían algo más. Querían una protección que ni yo ni nadie puede darles tal como están las cosas ahora mismo en este país y no les parecía suficiente apoyar la causa y ese proyecto concreto de resolución de la situación.

Después digo que lo dejo, que esta ya no es mi lucha y resulta que soy una egoísta. Lo dejo y siempre acabo volviendo, precisamente por los niños y porque esta situación me parece tremendamente injusta. Pero estoy cansada y decepcionada y me sigo preguntando si merece la pena. Si lo que debería hacer no es dedicarme únicamente a mi familia y a tantas otras cosas que sí merecen la pena y que no implican estar expuesta a semejante persecución y juicio.





jueves, 15 de junio de 2017

"Pero tú te levantas por la mañana y ¿qué haces?"



Hay muchos artículos, libros y conferencias sobre qué es y cómo se lleva a cabo la educación en casa, sin escuela. Pero, en realidad, lo que la gente quiere saber es cómo es realmente el día a día. A mi me lo preguntan constantemente. Doy una conferencia de dos horas sobre el tema y, al final, siempre hay alguien que me pregunta: "Pero tú te levantas por la mañana y ¿qué haces?".

Por eso tengo, desde hace años, un blog escrito y, desde hace menos tiempo, vlogs en Youtube. He recopilado aquí una serie de vídeos en inglés que muestran cómo es el día a día de diferentes familias homeschoolers.




miércoles, 31 de mayo de 2017

Abriendo caminos


A veces me preguntan por qué lo hago. Primero fueron los blogs, después los medios de comunicación, las conferencias y las redes sociales. Tenemos un estilo de vida fuera de lo común y lo compartimos públicamente por dos motivos:

1) Porque la legalización del homeschooling llegará, si llega, después de su normalización a nivel social. Sólo cuando la sociedad lo vea como una opción más, tan válida como cualquier otra, en vez de verlo como algo marginal, elitista, excéntrico y hasta peligroso, podremos plantearnos la opción de dialogar con la administración pública para normalizar nuestra situación a nivel legal. Y para que eso suceda, debemos darnos a conocer y mostrar lo que hacemos.

y 2) Porque muchas otras familias pueden encontrar en la educación sin escuela un modelo adecuado para sus necesidades y preferencias y para eso es importante que puedan ver cómo lo hacen otras familias. Por eso en la comunidad de Madrid tenemos un blog conjunto, por eso nuestra familia hace vlogs diarios y por eso doy charlas aunque no venga nadie a escucharme. Porque nunca sabes qué corazón vas a tocar ni qué vida vas a cambiar con tus palabras y con tu testimonio.



Creo sinceramente que hacemos lo correcto. Y a veces me dan una alegría y me lo confirman, como Iliana con el mensaje que me mandó anoche y que comparto aquí:


Aprovecho este correo para contarte algo que ya había querido hacer desde hace mucho y no me había dado el tiempo de hacer.
No se si recuerdes que alguna vez comenté una publicaciòn de un video de tu club de historia que hiciste hace como 6 meses,  y yo te escribí que ver ese video me había servido de mucha inspiración y yo quería hacer algo igual en donde vivo, bueno pues ¡lo hice!
Tengo 6 meses de haber formado ese club de historia y ya hemos tenido presentaciones, los chicos se reùnen y deliberan en su siguiente tema a investigar y exponer, además conviven, las mamás tambièn convivimos, nos compartimos ideas, currículums, programas, ligas de estudio etc. Hemos tenido también invitados especiales a nuestras reuniones del club como historiadores, o padres y madres que quieren compartir con los niños alguna tema o anécdota histórica, la verdad es que hemos hecho un grupo muy unido y con muchas ganas de aprender. 
Te lo quería decir porque quiero agradecerte lo que haces, y así como dices, no sabes a quien le podrás ayudar a cambiar la vida, a nuestro grupo acá en México nos ayudaste a ver nuevas formas de hacer aprendizaje más colaborativo, basado en experiencias y por proyectos, espero que en algùn momento podamos tener una charla vía skype con tus chicos y los míos, sería una experiencia muy linda conectarnos con otros chicos educados en casa al otro lado del mundo, con la misma pasión por aprender.




miércoles, 5 de abril de 2017

La guerra pedagógica


Llevaba tiempo queriendo hablar sobre este tema, que daría para un libro entero y finalmente me animé con este pequeño vídeo. Porque no me gusta que, por ser unschooler, me encasillen, me pongan etiquetas y me adjudiquen creencias e ideas que no tengo. Si esto es una guerra, a mi ningún bando me convence.

¿Y qué es lo que me convence?

Sólo la libertad. La auténtica libertad de creación de centros y la auténtica libertad de las familias para elegir centro (o ningún centro) y de cambiar cuantas veces lo consideren necesario. Así lo expliqué en este comentario a otro vídeo de mi canal de Youtube, que dejo aquí para que no se pierda:

Me lo han preguntado muchas veces pero nunca contesto porque no conozco esas pedagogías tan a fondo como para tener una opinión. En mi mundo ideal existirían todo tipo de escuelas; todas las que mencionas y muchas otras que aún están por inventar. Habría escuelas bilingües, trilingües y monolingües; escuelas laicas y escuelas religiosas; escuelas mixtas y escuelas diferenciadas; escuelas de pedagogía activa y escuelas de pedagogía tradicional; escuelas presenciales, escuelas a distancia y flexischooling; escuelas centradas en las humanidades, escuelas centradas en las ciencias y escuelas centradas en la tecnología, escuelas centradas en el deporte y un larguísimo etcétera. Para que cada uno pudiera elegir la que considerase mejor para cada uno de sus hijos. Yo quiero que todo esto exista, junto con el homeschooling y el unschooling, y que haya total libertad (legal y social) para pasar de unas a otras en función de las necesidades y preferencias del momento. Con lo que no estoy de acuerdo es con el movimiento que pretende imponer pedagogías activas en la escuela pública, porque tampoco funcionan para todo el mundo.



 




martes, 4 de abril de 2017

Niños en internet


Periódicamente hay que volver a hablar sobre la exposición de los niños en internet, su derecho a la intimidad, a su imagen y al anonimato. Sobre los peligros de mostrarlos en fotos y vídeos al mundo entero.

Creo que la revolución tecnológica nos supera un poquito, que nos cuesta comprender y aceptar que algunas cosas ya nunca volverán a ser como antes. Que la privacidad ya no es lo que era, para bien y para mal.

Nosotros tenemos claro lo que hacemos y por qué lo hacemos. También tenemos claro que no hay más peligro en la red que fuera de ella. Y no hacemos una distinción entre la "vida online" y la "vida real". Ambas son igualmente reales.


 

Al hilo de este tema, dejo este artículo publicado en El Mundo:


Tanto en el canal de Verdeliss como en el de Trillizos0201 participan menores de edad, y no es ningún secreto que la exposición pública de los niños en Internet genera ciertos peligros. Para la familia navarra, "nada en esta vida es seguro, estás tan expuesto en las redes como viviendo en una burbuja de cristal". Aseguran que, respecto a sus hijos, la tranquilidad se la da que ellos, como padres, son los que ponen el filtro: "Siempre vamos a velar por ellos. Saben de su repercusión en YouTube y la disfrutan. Incluso nuestro hijo de 11 años ya se ha creado su propio canal", revelan.  
Los padres de Álvaro, Pablo y Paula opinan que no hay que tener miedo a las plataformas 2.0. "La desinformación en cuanto a las redes sociales, eso sí que da miedo. En nuestro caso compartimos los seis todos nuestros contenidos en redes sociales y estamos pendientes los unos de los otros de las publicaciones del resto. Mientras se esté bien informado y al día, los peligros se minimizan", defienden.  
No sólo creen que su fama en YouTube no les perjudica, sino que están convencidos de que podría ayudarles a labrarse una carrera profesional. "Esto no es sólo grabar un vídeo y subirlo, hay mucho trabajo detrás de las cámara que hace que cada día aprendan", afirman los padres de estos jóvenes trillizos.

martes, 28 de febrero de 2017

Sinestesia y aprendizaje



Los colores de Levy para Bach coinciden con los míos.

Fue muy extraño descubrir que lo que me pasaba a mi no le pasaba a todo el mundo. Que hay gente que no ve colores en las letras ni en los números y que no siente sabores en los sonidos.

Fue un alivio descubrir que lo que me pasaba tenía nombre y no era grave: sinestesia. La mezcla de los sentidos.

Incluso tengo una hipótesis sobre cómo los niños sinestésicos pueden llegar a tener dificultades de aprendizaje a causa de los materiales utilizados en la educación infantil: cuando a mi me enseñaban una "I" azul, había una especia de cortocircuito en mi cerebro. ¡Una "I" azul! ¡Qué despropósito! O un 5 amarillo. ¿¿A quién se le ocurre? ¿Que dibuje un 8 rojo? ¡De ninguna manera!

A los niños sinestésicos hay que enseñarle las letras y los números en blanco o negro para que no haya interferencias. Podría escribir una tesis sobre el tema. Podría salvar la educación de muchos niños con ella.


Dance of Harmony from Michal Levy on Vimeo.


sábado, 28 de enero de 2017

Se busca Pepito Grillo



Como siempre, tengo muchos proyectos en mente. No dejo nunca de tener ideas y quisiera hacerlo todo y hacerlo ya. Uno de mis propósitos para 2017 es trabajar en estos proyectos uno detrás de otro (y no de cinco en cinco como hacía antes). Trabajar en uno y no dejarlo hasta que esté terminado. Dicen que el compromiso con uno mismo siempre es más débil que el compromiso con los demás, quizás por vergüenza o por dignidad, no lo sé.


El caso es que se me ha ocurrido pedir ayuda para desarrollar cada proyecto. ¿Qué tipo de ayuda? Muy sencillo: busco personas que estén interesadas en lo que hago y vayan siguiendo el proceso de creación de cada nuevo libro, taller o lo que surja. Busco a Pepito Grillo.


La idea es que, de un lado, yo tenga el compromiso de compartir periódicamente la evolución del proyecto y que ellos (vosotros) me deis vuestras impresiones sobre el trabajo. Quiero comentarios, críticas y sugerencias para que el producto final tenga la mejor calidad posible.


He empezado a utilizar la estrategia de Pepito Grillo con el taller de finanzas para padres y me está gustando la experiencia. Yo estoy trabajando más y mejor que cuando sabía que nadie iba a ser testigo del proceso y ellos pueden acceder al taller prácticamente gratis.


¿Gratis? 


Bueno, prácticamente.


Puedes aportar la cantidad que quieras, a partir de $1 (más iva si estás en Europa, lo siento). Únete a nuestra comunidad de Patreon y podrás formar parte de los grupos de prueba de cada nuevo proyecto que lance, además de tener acceso a artículos y vídeos que sólo publicamos allí.


¿Quieres ser mi Pepito Grillo?


martes, 10 de enero de 2017

Luchar



Una mujer a la que admiro (y a la que os recomiendo seguir en Facebook) ha escrito esto hoy en su muro:


Harta de leer sobre emocionantes sistemas educativos que revolucionarán las aulas.Flipped clasroom, aulas abiertas, los jesuitas se inventan un nuevo método como el finlandés... 
Harta de investigaciones punteras, que nos dejarán boquiabiertos y de legislación inclusiva que nos salva cada día de la mediocridad. Hasta las narices de leer con ilusión sobre profesores luchadores y heroicos que saben sacar lo mejor de sus alumnos y que venden libros y dan charlas motivadoras que nadie pone en práctica en ninguna parte pero que todos aplauden. Mis ídolos eran esos profesores geniales que han llegado a lo más alto tras años de desesperación. Ya no.
Cansada de recibir panfletos, llamadas y consejos con soluciones para mentes brillantes, adaptaciones, psicólogos de métodos novedosos y experiencia probada. Ejercicios y técnicas, a la mierda. Tampoco me lo creo. 
Llevo casi diez años leyendo sobre educación y Altas Capacidades y dando la chapa con este tema hasta darme cuenta de que ya es hora de cerrar el chiringuito. Nada de esto existe en mi mundo, no existe, y me siento estúpida por haber leído tanta gilipollez inútil y buscado y creído que luchando se consigue la victoria. Pues no. No se consigue. 
Esto es tan inútil como cuando pasé seis años leyendo sobre el cáncer, desbrozando cada año los informes del congreso americano de oncología, leyendo cada estudio, investigación puntera, debatiendo con médicos y radiólogos, siguiendo ese nuevo protocolo en marcha, y ese novedoso tratamiento que curaba tal o cual tipo de células malignas en ratones. 
Ahí está el tema. El cancer se cura en ratones. Se cura sobre el papel. Se cura si hay suerte y si no, pues no.Ni somos ratones, ni luchar equivale a nobleza."Luchar" es una forma de creer que algo tiene solución.



Estoy completamente de acuerdo con ella. Comprendo su hartazgo, su frustración, su cansancio, su impotencia. Y creo que se equivocó de batalla. Ni siquiera me gusta la expresión de "luchar por". Por más noble que sea el propósito yo no elijo la batalla. Elijo la paz. Y la paz pasa por cambiar la lucha contra algo por el trabajo a favor de algo. ¿A favor de qué? De los niños, de su educación y de la paz en la familia.




Esto es lo que le he respondido, porque a esto es a lo que dedico mi vida entera:


Yo lo tengo clarísimo: "piensa globalmente, actúa localmente". La solución siempre va a ser individual, familiar. A mi no me sirve de nada que en 2030 vayamos a tener un sistema escolar de la leche (que tampoco me lo creo). Ni me sirve de nada copiar a Finlandia para ser los primeros en Pisa. Lo que me sirve es que mis hijos reciban una educación adecuada HOY. Así que hago todo lo que está en mi mano para dársela. 
Por eso mis talleres y asesorías ya van más dirigidas a familias que escolarizan que a familias que no escolarizan. Para que se den cuenta de cuánto pueden hacer por sus hijos, de que pueden empezar YA mismo, y de que no tienen que recoger firmas, ni salir a la calle con camisetas verdes ni pelearse con ningún inspector de educación ni mucho menos con el ministro. Hay que dejar de victimizarse y buscar culpables y empezar a responsabilizarse. "Piensa globalmente, actúa localmente". La pregunta es: ¿Qué estás dispuesto a hacer hoy, aquí y ahora, por tus hijos?