miércoles, 5 de abril de 2017

La guerra pedagógica


Llevaba tiempo queriendo hablar sobre este tema, que daría para un libro entero y finalmente me animé con este pequeño vídeo. Porque no me gusta que, por ser unschooler, me encasillen, me pongan etiquetas y me adjudiquen creencias e ideas que no tengo. Si esto es una guerra, a mi ningún bando me convence.

¿Y qué es lo que me convence?

Sólo la libertad. La auténtica libertad de creación de centros y la auténtica libertad de las familias para elegir centro (o ningún centro) y de cambiar cuantas veces lo consideren necesario. Así lo expliqué en este comentario a otro vídeo de mi canal de Youtube, que dejo aquí para que no se pierda:

Me lo han preguntado muchas veces pero nunca contesto porque no conozco esas pedagogías tan a fondo como para tener una opinión. En mi mundo ideal existirían todo tipo de escuelas; todas las que mencionas y muchas otras que aún están por inventar. Habría escuelas bilingües, trilingües y monolingües; escuelas laicas y escuelas religiosas; escuelas mixtas y escuelas diferenciadas; escuelas de pedagogía activa y escuelas de pedagogía tradicional; escuelas presenciales, escuelas a distancia y flexischooling; escuelas centradas en las humanidades, escuelas centradas en las ciencias y escuelas centradas en la tecnología, escuelas centradas en el deporte y un larguísimo etcétera. Para que cada uno pudiera elegir la que considerase mejor para cada uno de sus hijos. Yo quiero que todo esto exista, junto con el homeschooling y el unschooling, y que haya total libertad (legal y social) para pasar de unas a otras en función de las necesidades y preferencias del momento. Con lo que no estoy de acuerdo es con el movimiento que pretende imponer pedagogías activas en la escuela pública, porque tampoco funcionan para todo el mundo.